top of page

Y tú de dejas

Y tú te dejas, mientras él se expande,
con fachada de placer,
el hermoso veneno se inocula en lo más profundo
allí donde no se ve, donde se siente

 

Intenso y corto,
Duro y agradable,
Implacable y frío

 

Te embelesa, te hipnotiza y tú te dejas
Y te hace débil, y te besa, y te muerde, y te come,
por fuera, por dentro, en lo más profundo y por todas partes.

 

Y ahora, a las puertas de lo que nos queda,
dos caminos, de esos que nunca se unen.
Otra apuesta, otro letargo, otro asesinato a los sentimientos,
silencios deseados que no llegan,
palabras e imágenes que colapsan a un abatido cuerpo.

 

Encontré las fuerzas,  y se las llevaron.
De cuajo, sin dudar, para siempre

 

2006

bottom of page